La discriminación de un solicitante de asilo discapacitado en New México provoca un cambio en las normas a nivel nacional.

Los funcionarios federales de inmigración pusieron un sujeta piernas durante más de 18 horas a una persona con un esguince de tobillo. La agencia nacional de seguridad nacional descubrió que empeoraron la lesión.

By: - July 21, 2023 5:05 am

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ordenó al ICE que realizara evaluaciones individualizadas cuando retuviera a personas con discapacidad. (Foto de dominio público vía ICE)

Edgar Garrido Díaz llegó a Estados Unidos buscando seguridad desde su país de origen.

En agosto de 2022, Garrido Díaz sufrió una lesión en la rodilla y el tobillo durante el tiempo de recreación mientras estaba detenido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en el centro de detención del condado de Cibola, en el noroeste de New México.

Unas semanas después de eso, los funcionarios federales de inmigración intentaron deportarlo. Empeoraron su lesión porque los agentes mantuvieron a Garrido Díaz con grilletes-esposas en las piernas durante casi todo un día, según reveló una investigación del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

La investigación federal, impulsada por una denuncia de 2022 de los abogados que representan a Garrido Díaz, concluyó que los funcionarios de inmigración responsables de su detención y deportación lo discriminaron mientras sufría una discapacidad física.

La queja dice que la detención de Cibola y ICE descuidaron a un solicitante de asilo, dejándolo lesionado por grilletes.

Esto impulsó un cambio de normas nacionales en la forma en que los funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas retienen a las personas con discapacidades temporales o permanentes.

“No es humano que me traten como lo hicieron”, dijo Garrido Díaz a Source NM.

Los cambios de normas, enviados a los abogados que evocaron la investigación, incluyen nuevos requisitos para que ICE evalúe individualmente cómo se sujeta o retiene a las personas con discapacidad y nuevas directrices de la división de derechos civiles y libertades civiles dentro del Departamento federal de Seguridad Nacional.

Sophia Genovese es la abogada gerente del Centro Jurídico para inmigrantes de New Mexico (New Mexico Immigrant Law Center), la organización que presentó la denuncia el año pasado en nombre de Garrido Díaz. Ella dijo que este cambio de normas tendrá un impacto a nivel nacional en las personas que comúnmente sufren daños por las sujeciones.

Una respuesta parcial a la queja

Este cambio de norma se produjo casi un año después de que los abogados de inmigración de New México plantearan los problemas a los que se enfrentaba Garrido Díaz en el centro de detención del condado de Cibola, en Milán, NM. Junto con los malos tratos físicos y negligencia médica, alegaron infracciones procesales y posibles delitos de interferencia de correo.

La denuncia presentada por Garrido Díaz el año pasado también alegaba violaciones de las garantías procesales. Genovese dijo que aún no ha recibido respuesta sobre esos asuntos y no está segura de si la recibirá.

Es una actualización que ya no afectará a Garrido Díaz desde que ICE lo deportó hace nueve meses, en septiembre de 2022.

Genovese dijo que aunque su centro no cree que debería haber restricciones, sujeciones  o incluso detención en absoluto, este cambio de norma es un paso en la dirección correcta.

“Escuchamos constantemente a la gente decir que sienten que se les trata como criminales y que se les trata peor que a los animales”, dijo. “Y el trato no tiene sentido para el tipo de procedimiento en el que se encuentran”.

El año pasado, CoreCivic – la compañía privada de prisiones que opera el centro de detención de Cibola – dijo a Source NM que las alegaciones de la queja de Garrido Díaz no son ciertas y no reflejan las normas  del centro.  

El portavoz de CoreCivic, Brian Todd, dijo que la compañía mantiene esa declaración.

Dijo que Cibola tiene un oficial de cumplimiento de las normas de detención para asegurarse de que el centro se adhiere a las normas y estándares de ICE. Añadió que la instalación está acreditada de forma independiente por la Asociación Correccional Americana, una organización sin fines de lucro cuya misión es mejorar el sistema de justicia.

“Cibola, como todos nuestros centros de inmigración, está monitoreado de muy de cerca por nuestro socio gubernamental y está obligado a someterse a procesos regulares de revisión y auditoría para garantizar un nivel de vida adecuado para todos los detenidos”, dijo Todd vía correo electrónico.

Además de tener el tobillo torcido con esposas, Garrido Díaz dijo que los guardias del centro de detención del condado de Cibola lo maltrataron y que los baños no eran higiénicos.

ICE no respondió a la solicitud de comentarios.

El país de origen de Garrido Díaz no se revela en este artículo por motivos de seguridad.

Cómo sucedió esto

Después de que un juez de inmigración denegara la solicitud de asilo de Garrido Díaz el año pasado, su deportación era inminente.

En julio de 2022, Garrido Díaz estaba durmiendo en el centro de detención del condado de Cibola cuando los guardias federales lo despertaron hacia medianoche para deportarlo, según las conclusiones de la investigación federal.

Garrido Díaz, que previamente había sufrido una lesión en el tobillo, cogió su andador y se unió a los oficiales en una caminata para ser enviado de vuelta a su país de origen, dice la respuesta a la queja de Seguridad Nacional. Aunque hacía unas semanas que se había lesionado la rodilla y el tobillo durante un recreo, la herida seguía siendo prominente.

Los funcionarios de CoreCivic le diagnosticaron previamente un esguince de tobillo de grado tres, algo que puede tardar semanas en curarse.

Alrededor de las 2:30 am, los agentes de ICE le pusieron a Garrido Díaz correas en las piernas, según informa Seguridad Nacional. Garrido Díaz dijo que sentía un dolor intenso y pidió repetidamente a los agentes de inmigración y aduanas que le quitaran las sujeciones.

Los grilletes permanecieron puestos durante casi 19 horas, y finalmente se los quitaron esa noche sobre las 21:20 horas, según la investigación.

ICE niega que Garrido Díaz pidiera que le quitaran los grilletes, según la respuesta a la denuncia.

“ICE afirmó que, si lo hubiera solicitado, las sujeciones se habrían ajustado si se hubiera considerado necesario y/o apropiado de acuerdo con la norma”, se lee en el informe.

Unas semanas más tarde, tras consultar a un traumatólogo, la investigación reveló que a Garrido Díaz se le diagnosticó un esguince de tobillo de grado cuatro, peor que la lesión original que sufrió.

Ahora, casi un año después, Garrido Díaz dijo a Source NM que todavía le duele el tobillo, sobre todo cuando conduce mucho por trabajo, cosa que hace a menudo. 

“Me duele mucho el pie derecho, que es el que tengo lesionado”, dijo. “Incluso a día de hoy, sigue hinchado”.

En su país de origen, dijo que hay paralelismos con las malas condiciones que vivió en EE.UU. Dijo que trabaja constantemente para ganar lo suficiente para vivir y que no puede hablar sobre asuntos políticos.

“Fui a Estados Unidos en busca de apoyo”, dijo. “Y aquí (en mi país de origen) se dan las mismas condiciones precarias”.

Dijo que no puede permitirse pedir asilo en otro país.

Las conclusiones federales

Como resultado a la experiencia de Garrido Díaz, ICE está obligado a realizar evaluaciones individualizadas cuando retenga a personas con discapacidad, según la respuesta de Seguridad Nacional.

También dice que la oficina de Derechos Civiles y Libertades Civiles del DHS planea dar más orientación y recomendaciones a ICE sobre cómo manejar este tipo de situaciones.

Según la investigación federal, ICE no debería haber sujetado a Garrido Díaz por las piernas como hicieron los oficiales en primer lugar porque tenía una discapacidad evidente.

Normalmente, los funcionarios de inmigración están autorizados a sujetar a las personas durante el transporte. Pero no siempre es así en el caso de las personas con discapacidad.

El funcionario de seguridad nacional Peter Mina, que redactó las conclusiones de la investigación y la respuesta a la denuncia, dijo que los funcionarios de ICE deberían haber sabido que Garrido Díaz podría haber sido una excepción por su evidente dificultad para caminar y sus lesiones vendadas, así como por su historial médico.

Mina dijo que los funcionarios de ICE podrían haber retirado o ajustado las correas de sujeción de las piernas sin ninguna “carga financiera o administrativa indebida” y aún así estar dentro de los estándares de las normas.

“La propia norma de ICE permite excepciones para los individuos con discapacidades físicas o lesiones, y no hay ninguna indicación en el registro de que el demandante representara una amenaza para su seguridad o la de los que le rodean”, escribió Mina.

Garrido Díaz dijo que espera que los guardias y agentes de ICE cumplan realmente el nuevo requisito. Pero por su propia experiencia, dijo, nadie los supervisa realmente ni se preocupa por lo que están pasando los migrantes.

“De todo corazón, espero que mi caso y lo que pude exponer sirva de algo”, dijo él, “y que cumplan con esas normas y que nadie pase por lo que yo pasé”.

Daniela Pino del Pino interpretó la entrevista con Garrido Díaz y tradujo la grabación de la entrevista del español al inglés.

Our stories may be republished online or in print under Creative Commons license CC BY-NC-ND 4.0. We ask that you edit only for style or to shorten, provide proper attribution and link to our web site.

Megan Gleason
Megan Gleason

Megan Gleason is a journalist based in Albuquerque. She graduated from the University of New Mexico, where she served as the editor-in-chief of the Daily Lobo. Other work has appeared under the New Mexico Press Association as well as in the Independent, Gallup Sun and Silver City Daily Press.

MORE FROM AUTHOR